Marca Popayán

Popayán es la capital del departamento del Cauca. En el 2005, la Unesco designó a la ciudad de Popayán como la primera ciudad de la gastronomía por su variedad y significado para el patrimonio intangible de los colombianos y por mantener sus métodos tradicionales de preparación a través de la tradición oral. En 2009 las Procesiones de Semana Santa fueron declaradas por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Popayán se caracteriza por ser una ciudad satisfecha y de alma aristócrata, tranquila.

Pero también casi oculta o desconocida para muchos, por la insuficiente información que los colombianos tienen de ella y de lo que les puede ofrecer. Este carácter y  condición la hace parecer como si el tiempo se hubiera detenido en ella, una ciudad “de otro tiempo”. Sus gentes, junto con la belleza de sus edificios y paisajes, permiten afirmar que se trata de “una Colombia en Colombia”.

Popayán es historia de  Colombia, una ciudad colonial que cuenta con arquitectura y Patrimonio cultural de gran riqueza. Se la conoce como “La Ciudad Blanca” por la uniformidad cromática de sus edificaciones. El centro de Popayán nada tiene que envidiar al de Cartagena de Indias.

¿Qué significa la marca Popayán?

Sin embargo, todas estas cualidades tan poco conocidas, son su gran potencial y atractivo para el resto de Colombia, permiten que Popayán pueda seguir siendo ella misma sin renunciar a su esencia, pero con un espíritu más abierto, y constituirse como destino turístico colombiano por derecho propio.

Un destino distinto y especial

Los valores de Popayán se deben ofrecer según el nuevo escenario en el que se va a situar la ciudad: una mayor internacionalización turística y una nueva puesta en escena nacional. Historia, cultura, gastronomía, autenticidad, descanso, sosiego, lujo vital, y, en definitiva, convertir a Popayán en una de  las ciudades que cuentan como experiencia “Slow” y una “City break” preferente a la que acudir.

La idea de “volver a encontrarte con tu país” que propone Popayán, permite unir los dos universos: revivir el territorio de Colombia en sus formas y vida  más genuinas, y recuperar “lo tradicional y lo auténtico”, como valor positivo que demanda la nueva sociedad global.

Este objetivo de prosperar a partir de la propia diferencia, es el que ha inspirado la estrategia para establecer el Posicionamiento de la Marca de Popayán, como una Marca gráfica que “habla” al resto de colombianos a la manera de la ciudad a la que identifica.

“Me provoca Colombia” es el lema que define el Posicionamiento de Popayán, una declaración que permite identificarse con el público para invitarle a conocer y disfrutar de una ciudad cercana, amable y cordial, tranquila y bella, culta, espiritual y única.